Nuestra historia

En pleno corazón de la cordillera Cantábrica nace de las Fuentes de Invierno Agua de Cuevas

El agua de la montaña asturiana

En el entorno incomparable del Puerto de San Isidro, situado en pleno corazón de la Cordillera Cantábrica, nace de las Fuentes de Invierno Agua de Cuevas. Se envasa a 800 M de altitud, conservando así todas las propiedades y pureza de nuestra agua.

Agua de Cuevas es un agua fresca de la más alta calidad y libre de impurezas. El manantial tiene un perímetro de protección enclavado en la cordillera montañosa más occidental de Europa y uno de los entornos mejor conservados del continente.

En la actualidad Agua de Cuevas pertenece a la compañía Hijos de Rivera que está acometiendo importantes inversiones para modernizar e impulsar la planta de envasado así como para proteger el perímetro del manantial y preservar al máximo los recursos naturales.

El origen geológico

Fuentes de invierno

La alimentación de este acuífero se produce parcialmente por infiltración directa del agua de lluvia. Su composición geológica está constituida por calizas y dolomías, estas últimas en mayor intensidad en los puntos de captación de Agua de Cuevas.

Las rocas que componen la Cordillera Cantábrica se formaron el los últimos 600 millones de años.

Todo comienza en las nubes

El proceso se inicia con la evaporación del agua que forma las nubes y posteriormente la condensación se transforma en agua de lluvia o nieve sobre las montañas de Fuentes de Invierno.

Área de infiltración

La lluvia y la nieve caen sobre las montañas que van filtrándola por sucesivas capas.

Escurrimientos de agua a ríos

 

Estratos impermeables

El agua se va filtrando a lo largo de los años a través de la porosidad de las piedras Dolomías.

Acuífero

Área donde se encuentra una balsa de agua de la que se extrae el agua de manera horizontal de nuestro manantial.